Feeds:
Entradas
Comentarios

Anoche, mientras escuchaba deportivamente,  un amigo que sigue el deporte con fervor me llamó para decirme que ya tenía en sus manos el equipo Cuba que realizaría la anunciada gira por Asia.

Lo sorprendente es que mientras mi amigo me dictaba el roster de 29 jugadores -no de 28- , por las frecuencias de Radio Rebelde transmitían un gracioso porgrama Deportivamente  (que inicia a los 8:00PM), en el que invitaban a los aficionados a confeccionar “su equipo” para este periplo por tierras orientales. Seguir leyendo »

En dos establecimientos enclavados en mi ciudad, Bayamo, sendos carteles me llamaron la atención.

«Si presenta alguna inconformidad, no se marche, acuda a nosotros. Lineamiento 313», decía uno de los letreros, ubicado en una bodega del reparto El Valle. Seguir leyendo »

No vengo con un post  que descubra el agua turbia planteando que la dura estructura con mucha atadura de la 52 Serie Nacional de bésibol no complace ni a un cuarto de un cuarto de los cubanos. Seguir leyendo »

Una vez, a pleno mediodía, estuve ante su tumba en el cementerio de Manzanillo. Y frente al sepulcro sin adornos escuché su voz en relámpagos. Después lo vi levantarse orondo, acaso para ensillar un caballo de guerra. Seguir leyendo »

No sé si fue un mango a destiempo o unas ciruelas sin madurar, lo cierto es que en estos días resulté víctima de una ingesta; o para decirlo en el argot más popular: de un empacho tremendo.

Dolores estomacales, diarreas, dolores de cabeza, malestar generalizado y falta de apetito fueron los síntomas; aunque ahora, como ha pasado el tiempo, pueda que haya olvidado alguno.

Pero no escribo hoy para contarles de mis males que me sacaron durante varias fechas de circulación, sino para comentar sobre ese personaje imprescindible en esta era, que no pueden eludir ateos ni creyentes: el sobador de empachos, aquel que elimina las “bolas pegadas” en nuestro aparato digestivo. Seguir leyendo »

Ver aquello me rompió el alma en varios pedazos. Era un niño de unos 11 años que, esperando la consulta junto a su padre, hacía las cosas más tremendas que uno pueda imaginar.

Gritaba, escupía, lloraba, se quitaba los zapatos… mordía. Su progenitor tuvo que llevárselo para una esquina ante la mirada curiosa de decenas de personas que aguardaban su turno para distintos galenos. Seguir leyendo »

No quiero aburrirlos con un tema que es viejo, pero imprescindible: la necesidad de reformular el actual sistema de la Serie Nacional de la pelota cubana. Seguir leyendo »