Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 febrero 2011

Mi amigo y colega de Ciego de Ávila Luis Raúl Vázquez –que por cierto, hace rato no veo- citó el ejemplo hace tiempo en el periódico Juventud Rebelde: un reportero preguntó sobre la recuperación en un lugar afectado por cierto meteoro y del otro lado recibió una respuesta empapelada: «Nos queda un cinco por ciento crítico; pero ya concluimos cerca de un 20 y avanzamos a un ritmo similar».

Aquella disertación, en extremo difícil de traducir, me estalla hoy en la memoria no por coyunturas meteorológicas, sino porque he comprobado al paso del reloj que, a pesar de las advertencias, esa bruma de los porcentajes sigue azotándonos en días grises, soleados o invernales, con o sin ciclón. (más…)

Read Full Post »

Alguien dijo alguna vez, con extraordinaria razón, que es imposible amar lo que no se conoce. Cabría agregar otra verdad como peñasco: «tampoco puede defenderse». O sumar un tercer axioma: «difícilmente alguien batalle por el meteorito ignoto y remoto». (más…)

Read Full Post »

Sé que algunos volverán a atacarme después del punto final de estos párrafos; pero no puedo amordazarme el pensamiento después de que este fin de semana se disputara el llamado «clásico» de la pelota cubana.

Me disculparán azules y montañeses y todos aquellos colegas que repiten con orejeras esa palabra entrecomillada, pero no creo que hoy el duelo entre estos equipos sea un «clásico» o lo mejor que se pueda ver en la Serie Nacional.

Reconozco que no existen otras dos selecciones con tantos amigos y enemigos; que hay entre ellas una rivalidad extraordinaria y en ocasiones demasiado «boxística»; que el Latino es más bullicioso y dividido cuando juega Santiago. Sin embargo, no me parece que en las circunstancias actuales ese enfrentamiento merezca tanta bulla mediática, tanto pregón televisivo y tanta alharaca inútil. (más…)

Read Full Post »

Foto: Roberto Suárez

Compañero Lindoro Incapaz, director de la Empresa:

Quisiera empezar esta carta de otro modo, pero mi mente, menos ágil que la suya, no me da para tanto. Además, usted nos ha insistido en que «lo establecido no se puede violar», salvo en los casos en que esté de por medio su lindora firma (y el respectivo cuño). Otras veces le escribí, pero ya sabe como está nuestro correo, por eso… repeetimos… (aunque sea de otro programa).

Espero que al recibo de estas cortas pero sinceras líneas se encuentre bien, gozando y bailando allá… donde usted va siempre con nuestro carro, su familia y su simpático perrito Riqui a disfrutar de las merecidas vacaciones. (más…)

Read Full Post »

Gustavo Adolfo Bécquer, el gran poeta español del siglo XIX, decía que el amor es como los espíritus: todas las personas hablan de ellos, pero pocas los han visto.

Pudiera discreparse del bardo, porque incontables seres humanos aseveran haber tenido alguna vez visiones amorosas o haber sido pellizcados por esos ángeles estrujadores del corazón y alborotadores de la conciencia, para los cuales aún no se ha coloreado la palabra exacta de definición. (más…)

Read Full Post »

Llegué a creer que no existías; que eras un pretexto para justificar el fuego de algunas locuras, que eras un truco de esta vida maga-inconstante.

Pensé, incluso, que eras un invento de ingenuos que amontonaban versos, de incautos recolectores de rosas o de frenéticos cultivadores de arcoiris. Entendí que tenías cuerpo de fantasma, de sombra, de artificio.

No me ruborizo al decirlo: para mí andabas sin espuelas, sin flechas y sin hechizos. ¡Ibas tan débil en mi cosmos! Podías apagarte con cualquier palabra necia, con la discusión por ciertos desacuerdos; con la herida fecundada en la distancia… con el gravamen del tiempo.

Te vi fallecer tantas veces en otros que te defendían a ultranza que te supuse quebradizo y leve. Me contaron tanto tu muerte en miles de voceros de la «ternura eterna» que me convencí de tu impotencia. (más…)

Read Full Post »

Llego y saludo, pero ella no me escucha. Está absorta, metida de pies a cabeza en un juego de cartas en la computadora.

Hago una pregunta, no tengo respuesta. Porque el Solitario está tan interesante que sería un grave desliz contestarme y es preciso elevar la puntuación, aún cuando yo pueda creer que ella no es real, que es un maniquí frente a una mesa.

De pronto, golpea el buró y hace un chsst con la lengua: no pudo igualar el récord de la empresa, impuesto por Cartisseslandis en diciembre de 2007, en las mini olimpiadas del departamento de Recursos Humanos. ¡Y estuvo cerca de lograrlo! «Dígame, qué deseeea». (más…)

Read Full Post »

Older Posts »